Un Río Alegra la Ciudad de Dios

Un Río Alegra la Ciudad de Dios

$5.00

El Papa Francisco nos ha hablado repetidamente de la alegría. La alegría debe ser una característica de la Iglesia de la Nueva Evangelización. Mejor dicho debe ser una nota propia, legítima de los cristianos.

El Papa se pone en la línea de su antecesor el beato Pablo VI quien dijo que la misión evangelizadora no puede hacerse fructuosamente con testigos tristes.

Con el deseo de contribuir, como eudista, en la formación de una Iglesia alegre, en la formación de cristianos alegres, me he metido en la tarea de elaborar este cuaderno con notas sobre la alegría desde la espiritualidad de san Juan Eudes. El y sus misioneros fueron un río de evangelización, un río de alegría, de la alegría de anunciar la Buena Nueva en las tierras secas y áridas de la Francia del siglo XVII.

Es impensable para quienes conocemos un poco a san Juan Eudes, a partir de su doctrina, imaginarlo hablar de alegría. Y sobre ello sienta cátedra. El mismo que insiste en renuncia, en mortificación, en entrega, en cruz, en vida de martirio, en “nada valgo, nada soy…”, habla de contento, de alegría, de felicidad, de gozo, de paraíso…

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Un Río Alegra la Ciudad de Dios”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *