Nos Amó hasta el extremo

Nos Amó hasta el extremo

$3.00

Dios se ha vaciado totalmente, y se ha vaciado por amor a nosotros, para dárnoslo todo. En verdad nos amó hasta el extremo. Y se ha dado totalmente por amor (uno puede darse por interés, para que lo aplaudan, por miedo, por inseguridad, por obligación…). Dios se ha dado totalmente por amor: el que ama da y se da.

Cuando Saulo descubrió que Dios lo amaba tanto: Saulo lo perseguía para destruirlo y Dios lo buscaba para perdonarlo y amarlo, cuando Saulo se dio cuenta que Dios era no un Dios de leyes sino un Dios de amor y gracia, cuando conoció la verdad que Cristo había muerto por amor a él, gritó alborozado: “Me amó y se entregó por mí” (Gal 2, 20), esto es, me amó hasta el extremo de dar su vida por mí.

Con esta enseñanza espero que muchos, o recordemos o descubramos que Dios nos ama no de cualquier manera, sino de manera excelsa, nos ama hasta el extremo, hasta vaciarse por nosotros, hasta el extremo de dar la vida por sus amados. Nos toca a nosotros amarlo a él, pues amor con amor se paga, amando al prójimo hasta el extremo, en donde él se encuentra: “lo que hicieron a uno de estos más pequeños a mí me lo hicieron” (Mt 25, 40).

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Nos Amó hasta el extremo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *